Páginas

17 de septiembre de 2007

Sobre el ACA, el AMA y el ALA en un plan

Sostiente Raul Zavala que una de las actitudes que debe tener un buen planificador es la de contar criterios lo suficientemente amplios para reconocer la calidad de las acciones propuestas en un plan. En este sentido, considera Raul Zavala, la calidad de las acciones tienen que ver con la capacidad de ejecutarlas que tienen los responsables, vistas en un contexto general o establecidas en un escenario real y extremadamente objetivo. Las acciones extremadamente objetivas significa que debe considerarse todas las aristas posibles y desde todos los ángulos, de tal manera que sea posible vislumbrar las externalidades o situaciones emergentes que puedan apoyar o "estorbar" el proceso de ejecución. Quiere Raúl Zavala aclarar la expresión "estorbar", significa que alrededor de una idea que se piensa concretarse en una acción, que tiene un objetivo específico, aparecen otras acciones y otras propuestas que hacen que la acción referida tenga que tomar otro rumbos u otras modalidades. Bajo estas premisas Raúl Zavala sostiene que cada una de las acciones planteadas en un plan deben tener calidad de ACA, de AMA y de ALA, y pasa a explicar: ACA: Acciones de Corto Aliento, son todas aquellas actividades referidas en el plan que deban desarrollarse en un plazo no mayor a 270 días y que estén disponibles todos los talentos humanos y recursos indispensables. AMA: Acciones de Mediano Aliento: son todas aquellas actividades referidas en el plan que para cumplirse es necesario completar los talentos humanos y recursos necesarios, pero que además ese completamiento tiene una seguridad del 90% de conseguirlas y que no depende de otras actividades específicas o de terceros. ALA: Acciones de Largo Aliento, son todas aquellas actividades en las que sen desconoce el cómo, el quién, con qué y cuándo se las va a poder cumplir, porque dependen de una serie de aspectos externos al mismo plan; además, que las espectativas de cumplimiento sean menores al 50% , medido por la opinión de los beneficiarios del plan y del ejecutor, tal vez de otros agentes externos como el caso de quienes son líderes de opinión. Raúl Zavala sostiene que si un planificador y/o ejecutor puede caracterizar las acciones de un plan bajo estas premisas (ACA, AMA y ALA) los planes podrían ejecutarse con mayor efectividad y no ser un instrumento más de desaliento humano.