Páginas

1 de octubre de 2007

Todos es ninguno

Sostiene Raúl Zavala que las expresiones normalmente usadas tienen connotaciones que van más allá de sus simples significados que normalmente le damos en las diarias conversaciones y que por tanto siempre será interesante hacer ejercicios con estas palabras.

Por ejemplo, la palabra “todos” implica a cada uno de quienes conforman un grupo y cuando ese grupo recibe una pregunta sobre quién hay una responsabilidad o un derecho, el grupo contesta en coro o bien individualmente “TODOS”; pero resulta que a la hora de la verdad ese todos resulto nadie.

De lo anterior sería posible deducir que “Todos” es “Ninguno”. Raúl Zavala recuerda que un día llegó a su casillero electrónico, de algún remitente desconocido (cadena) un texto bastante interesante y que trata justamente de este tema.

En una oficina, el había un grupo de trabajo conformado por cuatro funcionarios que se llamaban: “TODOS”, “ALGUIEN”, “NADIE”, y “CUALQUIERA”. “TODOS”, estaba seguro de que “ALGUIEN” haría un trabajo importante que “CUALQUIERA” podría hacer. 

Pero “NADIE” lo hizo. “ALGUIEN” se disgustó porque pensó que era el trabajo de “TODOS” y que “CUALQUIERA” podía haber exigido de “ALGUIEN” que lo hiciera; y podía haber acusado a “CUALQUIERA” por no realizar el trabajo que “TODOS” debía hacer.

Luego que el jefe sitió que no existían procesos técnicos y que por tanto los resultados del trabajo no eran satisfactorios, analizó la situación e hizo la siguiente recomendación a su equipo de trabajo: Si “ALGUIEN” trabaja con amor e interés, entonces “NADIE” culpará a “CUALQUIERA” porque “ALGUIEN” habrá hecho el trabajo en que “TODOS” debe participar.

Raúl Zavala reflexiona sobre este aspecto e indica que al momento que escuchemos “TODOS” es porque en algún lado existe un “ALGUIEN” que trata de que “CUALQUIERA” se sienta incluido sin que ello ocurra y por tanto “NADIE” reclame o dicho en otras palabras "TODOS ES NINGUNO".