Páginas

12 de junio de 2011

Habitantes que les vale "MIERDA" el Río Portoviejo

Reinicio mis escritos con este post, con un título, tal vez, de mal gusto para algunos, lo cierto es que frente a una fotografía que publiqué en mi perfil de Facebook, uno de los comentarios fue ese y yo lo asumí como propio para protestar por la indolencia existente hacia el Río Portoviejo.

En algunas de mis opiniones anteriores de mi otro blog ya mencioné sobre la situación por la que está atravesando el río, que pasa por el centro de la capital manabita y del que se toman sus aguas para consumo humano y agricultura. Miles de personas en cinco cantones viven del río Portoviejo y lo están matando.

El deterioro del río es evidente y la ausencia de trabajos para recuperarlo también es evidente, a lo sumo pálidas acciones como para poner en algún informe y, como corresponde, para la foto que circulará como si realmente “ya todo está hecho”.
Y claro, se me puede decir o reclamar o achacar, sobre lo que lo hecho para detener esa muerte; y respondo: protestar. El siguiente requerimiento es el más común en estos casos: ¿y que propones? Y es entonces cuando un cierto nivel de coraje y respondo con furia contenida: ¡¡¡PROTESTAR!!

Y es que el tema de salvar al Río Portoviejo no es de propuestas es de cumplimiento de las ordenanzas municipales…nada más. (OjO y que no digo nada de la Constitución)
Entonces el caso es que salvar el río es un tema de aplicación de una norma jurídica… ¿Qué absurdo verdad? Pero no hay otro camino, pues de nada ha servido y a los resultados me remito, los tantos y miles de seminarios, charlas y “campañas” para concienciar a la “gente” sobre tener una buena actitud hacia esta “vena hídrica” de Manabí.

Desde hace 18 años que soy testigo de esa agonía y he protestado y he protestado para que quienes tienen la obligación de mantenerlo con vida la cumplan, pero hasta ahora ha sido una tarea imposible. Si alguien tuviera una colección de los informes de labores ejecutados por alcaldes y concejales de los últimos 20 años, podrían darse cuenta que apenas se tomaron las fotos, copiaron ordenanzas para aprobarlas, lo incluyeron en sus discursos político-electorales y prometieron y comprometieron a salvar el Río Portoviejo. El resultado salta a la vista.

Y por tanto me ratifico en lo dicho: yo protesto, porque ellos –alcaldes y concejales, fueron los que propusieron salvar el Río.

Además, para completar este escenario. Nosotros los que vivimos a orillas del río estamos inertes, hemos dejado abandonado a su mala suerte a lo que nos dio y da de comer, para respirar y muchas alegrías. Los que vivimos a orillas del Río Portoviejo no logramos mejorar y nos quedamos en unos simples habitantes que nos vale MIERDA el Río Portoviejo.

Y esa expresión es válida para quienes (léase autoridades o funcionarios públicos de elección popular) no leyeron el sinnúmero de estudios que existe sobre la importancia de, como lo he bautizado en este comentario, la vena hídrica de Manabí.

Un día tal vez pueda protestar con mayor fuerza.