Páginas

21 de marzo de 2010

Pertinencia para una nueva Ley de Turismo

Alrededor de 40 empresarios y funcionarios de Manabí involucrados en el mundo de los viajes opinaron sobre la propuesta del anteproyecto de Ley de Turismo preparado el Ministerio del ramo y que fue presentado el jueves 11 de marzo de 2010 en Manta, Manabí. 

En nombre del Ministerio de Turismo Elvira de Rosas realizó una exposición argumentativa sobre el contendido de la propuesta que, según indicó, aun está en construcción y que por esta razón se están recibiendo aportes de los diferentes sectores en todo el país y que el articulado será distribuido en los próximos días para el análisis respectivo y el envío de comentarios.

En este sentido la representante ministerial indicó que la intención es que este nuevo cuerpo legal tenga el rango de Ley Orgánica de Turismo y no como la actual que es una Ley ordinaria, para lo cual indicó que se ha basado en el artículo 24 y el Lit. 2 del Art. 66 de la Constitución ecuatoriana.

Aseguró además la funcionaria que actualmente el descanso, el ocio y el esparcimiento son garantías constitucionales, por lo tanto desde esta perspectiva, la nueva Ley de Turismo debería ser orgánica, con la consideración que la promoción y el desarrollo de las actividades turísticas son políticas prioritarias del Estado y de interés nacional.

En un documento entregado durante el evento y sustentado por Elvira de de Rosas, se asegura que los objetivos de lo que sería la nueva Ley de Turismo es el de “establecer las bases generales de coordinación de las facilidades concurrentes entre los organismo, dependencias, entidades y personas jurídicas que integran el sector público, el ordenamiento turístico del territorio nacional y su descentralización”; además, “garantizar la protección de los derechos al buen vivir de los ecuatorianos y de los turistas que se encuentran en el territorio nacional.”

Otro de los objetivos es “Garantizar el respeto de los derechos de la naturales que asegure la preservación y el mantenimiento de los bienes patrimoniales culturales tangibles e intangibles en todo el territorio nacional”; así como “ofrecer mayores oportunidades de empleo e ingreso a través de una oferta de servicios de calidad, operados por la empresa privada, las comunidades, cooperativas y en general, todas las formas constitucionales de organización de la producción.”

Adicional se explicó sobre la creación de un Sistema Nacional de Turismo, la inclusión del turismo social y el turismo comunitario; las propuestas de incentivos generales para el sector y temas de descentralización turística.

Opiniones de los asistentes 
Las mayores preocupaciones que expusieron los asistentes estuvieron alrededor de la real capacidad que tenga el Ministerio de Turismo para ser un articulador interministerial y con los gobiernos locales, sobre la pertinencia o no del planteamiento para crear el Sistema Nacional de Turismo, los aspectos de la seguridad integral y laborales, sin olvidar los posibles incentivos. 

Para el primer caso, los asistentes coincidieron en la importancia que tiene el Ministerio de Turismo como ente rector de la actividad, pero que le hace falta una mayor capacidad de gestión para impulsar asuntos de vialidad, de mejoramiento en la provisión de servicios básicos, aspectos ambientales, de seguridad y de control. 

Sobre el Sistema Nacional de Turismo la pregunta fue si es que con ello no se formaría otro ente burocrático y sobre lo que pasaría con el actual Fondo de Promoción Turística; este tema causó algunas opiniones contrarias pues al parecer se buscaría desaparecer esta instancia para la promoción del país.

Sobre los asuntos de seguridad, los asistentes indicaron que no solo debería referirse a asuntos de una seguridad relacionada con la Policía Nacional, sino a la seguridad integral; haciendo énfasis en la seguridad de inversión nacional e internacional, a la seguridad para evitar la competencia desleal e ilegal, la seguridad para la transportación y sobre la gestión de riesgos.

Sobre el tema del régimen laboral, los asistentes igualmente coincidieron que es importante realizar un análisis muy detallado sobre los aspectos de contratación y remuneraciones, sobre todo luego de los efectos que tuvieron los mandatos constitucionales 2 y 8 sobre el sector turístico; en relación con el tema laboral también se planteo sobre el Sistema Nacional de Capacitación.

Los asistentes acordaron que un tema de inclusión en la propuesta es lo referente a la contraloría social, participación ciudadana y la creación de veedurías sobre temas turísticos.

Los otros argumentos que fueron planteados estuvieron en el orden de la concordancia entre esta propuesta de proyecto de ley y las leyes que se están discutiendo en la Asamblea Nacional como parte del Régimen de Transición establecido en la Constitución y que podrían afectar o beneficiar a la actividad turística.

Comentario
Es indiscutible que los cuerpos legales son documentos que constantemente son necesarios perfeccionarlos y perfeccionar una ley, en este caso la Ley de Turismo, requiere de un sinnúmero de condiciones que tienen que ver con la factibilidad, la pertinencia y el manejo de los tiempos.

Por otro lado está la situación política del Ecuador, pues de acuerdo con la Constitución estamos en un Régimen de Transición en el cual la Asamblea Nacional se encuentra legislando sobre un conjunto de leyes de orden prioritario y al mismo tiempo desde la Presidencia de la República se remiten una serie de reformas a otros cuerpos legales.

Cada una de estas leyes pertenecientes al régimen de transición de una u otra manera afectan, positiva o negativamente, al sector turístico, por tanto siempre será pertinente conocer cuál es la relación de esos cuerpos legales con la actividad dimensión.

Está en debate en Asamblea Nacional la Ley de Cultura, Ley de Educación Superior, Ley de Comunicación, Código de Ordenamiento Territorial, Ley de Aguas, entre otras, que inciden directamente sobre turismo.

En este sentido considero que es necesario que esta propuesta de nueva Ley Orgánica de Turismo tenga consideraciones en cuanto al tiempo; en un cálculo breve podría asegurar el régimen de transición se completará entre octubre y diciembre de este año. Consecuentemente, el anteproyecto de Ley Orgánica de Turismo podría estar tratándose en la Asamblea Nacional en el 2011.

Bajo esta consideración me permito recomendar la creación de un “sistema de alertas turísticas” que nos informe sobre la situación de la actividad turística en el contexto de los nuevos cuerpos legales o las reformas que se realicen a las actuales leyes y reglamentos.

Asimismo, opino que podría ser un ejercicio metodológico válido el analizar al detalle sobre la aplicabilidad de cada uno de los artículos de la actual Ley de Turismo en el nuevo orden constitucional que tiene el Ecuador, esto podría conducir a determinar si es necesario cambiar toda la Ley o simplemente hacer una propuesta de reforma.

La experiencia ha dejado como enseñanza en temas de legislación turística es lenta tanto en la aprobación de la Ley como tal, así como de los respectivos reglamentos.

Otro asunto fundamental es el evaluar la actual estructura y operatividad del Ministerio de Turismo, de tal manera de saber si es que es necesario también realizar reformas a esta Secretaria de Estado para que la aplicación de la Ley sea lo más efectiva posible.

No puede dejarse de lado y sin evaluar objetivamente el significado y alcances de la descentralización y desconcentración turística, pues ello ofrecería suficientes insumos para la construcción de articulados referentes a estos aspectos.

Sin aun poder analizar el articulado de la propuesta de ante proyecto de Ley Orgánica de Turismo, puedo indicar que no existen aspectos que puedan ser considerados novedosos. La segunda parte de este comentario será a partir del estudio y recolección de opiniones sobre el articulado.
(En la foto Elvira de Rosas)