Páginas

3 de febrero de 2010

Historias Ficticias

Un día mientras caminaba pensé que escribir cuentos podría ser interesante y a cada paso la idea tomaba forma, a cada paso empecé a listar temas y al dejar de caminar me di cuenta que tenía un grupo de historias ficticias. Olvidé la idea de escribir hasta que una fiebre me atacó. Mientras la fiebre me duró, cuatro días, desvarié sobre esas historias ficticias y les fui dando forma, un inicio y un final, mi delirio me condujo por laberintos literarios y paradojas, detalle de situaciones irreales, conversaciones con personajes que solamente los veo en la televisión, visitas a lugares que no correspondían a este planeta. Cuando al fín me recuperé supe que tenía un algo más que contar y muchas cosas que escribir, pero que no correspondían a la temática que generalmente escribo en mi blog's, así que opté por abrir otro que contenga esas historias generadas en mi mente por la fiebre. Todo lo que cuente en se blog es solamente producto de mi fiebre, nada más que eso. Esas historias son delirios literarios y pido a mis lectores que por favor las lean de esa manera. Los delirios, los míos, de un enfermo que logró recuperarse y se salvó de conocer a la "huesuda", otra vez. No es mi intención ofender a nadie ni estar a favor de alguien, no quiero que se piense que estoy enviando mensajes ocultos, ni que que se hagan análisis comparativos, porque simplemente son más historias ficticias, de las tantas que existen en las novelas, en las películas, en la red y un sinnúmero de blogs y otros formas de trasmitir información. Amables lectores, nada de lo escrito en el blog http://mashistoriasficticias.blogspot.com es real. Nada.