Páginas

5 de julio de 2011

En Portoviejo siete grandes problemas no resueltos

Ampliar fotografía para mirar detalles
A simple vista es posible determinar que la ciudad de Portoviejo tiene problemas que los viene arrastrando desde las administraciones municipales anteriores y que la actual, al parecer, no logrará solventarlos y quedarán de “herencia" para la próxima.


Por lo pronto, solo es una vista de tipo urbana, pues sería necesario hacer un recorrido por el resto del cantón Portoviejo para tener una idea aproximada de la problemática y de los procesos para solucionarla; así mismo la exposición de los problemas están puestos en forma aleatoria y resumidos en siete bajo un criterio de impacto social y productivo, que bien pueden ser rebatidos, refutados y hasta cuestionados, por último, desechados.


Parto del criterio que el éxito de una administración pública se basa en la capacidad para resolver problemas, no en aquellas “obras” que son origen para el accionar de las Relaciones Públicas. ¿Cuántos problemas recibió y cuantos solucionó? 


No considero oportuno ampliar en detalles, ya que los problemas son evidentes con la simple observación:


1.- Contaminación del Río Portoviejo
Aunque no es un problema únicamente de Portoviejo, la precaria situación de este río en el cauce que cruza por la ciudad no es posible advertir acciones efectivas y permanentes para evitar que su degradación siga. Es posible mirar una serie de alcantarillas que directamente llegan a las orillas y descargan aguas negras y grises, basura y falta de mantenimiento de sus riveras.


2.- Obras y servicios públicos sin control
Cada una de las obras públicas físicas, tanto del propio gobierno municipal como del gubernamental, que se ejecutan no cuentan con los controles necesarios para que se cumplan acorde las normativas arquitectónicas de seguridad y de cumplimiento de las ordenanzas. Con las construcciones privadas ocurre lo mismo. En cuando a los servicios públicos: no tienen calidad, incluye la seguridad ciudadana tanto para afrontar desastres como para combatir la delincuencia. Es necesario sumar la recolección y disposición final de desechos sólidos; botadero de basura es aun el mayor contaminante urbano.


3.- Caos en la movilidad urbana
La destrucción vial es innegable, la falta de organización y el incumplimiento de las ordenanzas, originan que en la ciudad sea factible la sana convivencia entre vehículos y peatones. Aceras convertidas en almacenes y comedores, tanto en el día como en la noche, están ahí sin que existan evidencias que estén aplicándose acciones de ordenamiento. Choferes de automotores, transportación pública y taxistas, motociclistas, tricicleros y ciclistas sin el mínimo respecto a la ley y a la sana convivencia. 


4.- Vendedores ilegales en la calle Chile
Como quiera que se autodenominen, quienes se han tomado la calle Chile para ejercer alguna actividad por fuera de la ley, han generado desorden, suciedad, inseguridad y una orgia comercial. En este contexto se levanta un “edificio” que trata de ser utilitario. Algunas ideas legislativas tratan de tugurizar esta parte céntrica de la ciudad y además de regalar espacios públicos. 


5.- Anarquía en mercados 1 y 2
Estos dos centros de abastos son totalmente contrarios a normas higiénicas y de seguridad alimentaria. Ausencia de total de acciones de ordenamiento. Basta con ir a dar un “paseo” por estos sitios para percatarse de la realidad.


6.- Legislación local sin evaluación
Tal vez cientos de ordenanzas están publicadas. ¿Cuántas de ellas son oportunas y pertinentes? No existe un proceso para determinar si son válidas, aplicables o son necesarias; se desconoce el costo de su aplicación y sin que tengan visos de estar apegadas a una realidad urbana. ¿Cómo nació cada una de las ordenanzas? ¿Viven aún? ¿Dónde están sistematizadas? ¿Cuántas más están esperando ser publicadas? ¿Dónde están las actas de las sesiones en que fueron analizadas, sociabilizadas, discutidas? Existe un agujero negro de la legislación local. 


7.- Ausencia de transparencia en la gestión pública
No debe confundirse acciones de relaciones públicas con transparencia de la gestión pública, en este caso, municipal. La información sobre el manejo y administración municipal no es pública, es parcial y desactualizada. No es posible localizar libremente el informe de traspaso de administración a administración. Por ejemplo: Las actas de entrega recepción de la administración de Alberto Lara a Patricia Briones y de ella a Humberto Guillem, nos darían pistas de la situación de mejora o empeoramiento de la ciudad. En definitiva. No es de fácil acceso a datos fidedignos (actuales e históricos) de las recaudaciones, de la gestión jurídica, de los pagos, de la contratación, del trabajo de la comisiones, del trabajo de los concejales, del uso de recursos financieros y no financieros, de los informes de los directores departamentales, los informes de auditoría y de Contraloría, rendición de cuentas… de esta administración y de las anteriores. Oscurantismo informativo.