Páginas

16 de junio de 2018

Diálogo: producción y necesidad del capital

En mi cuenta de Twitter se generó una aleccionadora conversa entre dos posiciones divergentes con respecto a las la funciones de la producción, el dinero y el comercio como elementos fundamentales de una sociedad.

Conocer y entender los aspectos económicos parte de los conceptos ideológicos que cada persona lo asuma como correcto o necesario conforme sus conocimientos o el sistema productivo en que se encuentre. Para otros, como en mi caso, que las bases de esta materia social son indispensables para generar información pública de utilidad.

En la plática directa intervinieron Diego Granja @DiegoGranjaRualc y Alberto Acosta Burneo @ALBERTOACOSTAB; es decir, fue un ida y vuelta de conceptos y en que mi intervención se redujo a preguntas y a dejar evidencia que el tema me interesaba.


¿Conclusiones? Quedaron en cada uno de las ideas expresadas durante el intercambio de opiniones y que de alguna manera tienen el color que cada lector quiere darle.

Aclaro que tomé esos aportes y los he puesto en este post, pues es conocido que en redes sociales virtuales, este tipo de información se dispersa y, generalmente, se pierde, a menos que se haga viral. Luego de poner el hilo, realice algunas correcciones de forma para que su lectura sea práctica y sin las fallas propias de este sistema de comunicación virtual.

El 15 de junio de 2018 Diego Ruales posteó: “¡Para comprender la lógica del nefasto capitalismo! He” a un tuit de @ComercioJustoOI y etiqueteó a otras cuentas: “¿Sabes que Suiza es uno de los mayores exportadores de café a la Unión Europea? Sí Suiza... ese país tropical del centro de Europa. Si quieres saber más descarga #gratis el nuevo informe sobre cadenas de valor de @OxfamIntermon en tierramadre.org”

Ante lo cual aseveré: Creo que para este tipo de análisis, no es conveniente usar la palabra "nefasto", pues de alguna se convierte en un obstáculo socio cultural. Pero aún no logro definir "justo" en términos comerciales cuando en el acto de vender y comprar existen variables objetivas y subjetivas que inciden en el precio y valor.

Tal vez puedas conceptualizar de una forma simple y práctica. Distribución equitativa desde el PVP; y, lo divides en partes iguales entre todos los actores o interlocutores de ese bien o servicio, replicó @DiegoGranjaRual.

Entonces pregunté ¿Cómo puedo dividir en partes iguales cuando los aportes al PVP son desiguales tanto en costos de producción, de distribución, costo del dinero, egresos administrativos, impuestos y tasas?

@DiegoGranjaRual Usando tu lógica ¿quién crees deba llevar un mayor % del PVP  el agricultor, el industrial o el comerciante? A lo cual aseveré: El que haya invertido más capital bajo el concepto de que no puedes vender lo que no tienes y no puedes vender si no hay quien lo compre. (No free lunch)

Pero @DiegoGranjaRual supo ponerme otra prueba: “Digo simple por el bajo costo invertido de capital más no del tiempo de dedicación por el cuidado de ese animal. Cuyo valor "intangible" puede ser "distinto" en su valoración. Ojo, dicha tecnología  puede significar que me facilite producir más sano y más rentable dicha leche.

Intervino entonces @ALBERTOACOSTAB: En economía no existe el concepto de justicia. Ese es un concepto de la moral. No es correcto mezclar categorías porque solo obscurecen el análisis. Y avanzó con otra aseveración: “Los precios no se determinan en función del esfuerzo de crearlos ni el tiempo dedicado, sino de la valoración subjetiva de los consumidores.” Pero @DiegoGranjaRual reforzó: He ahí el concepto de @ComercioJustoOI

La contra argumentación de @ALBERTOACOSTAB tomó como base el hecho que “El comercio justo, comida vegana, ambientalmente amigable, etc. son valoraciones subjetivas de los consumidores. No son categorías económicas. Hay que aprovechar el nicho del comercio justo en los consumidores que lo valoran, pero no nos confundamos pensado que puede exigirse.

@DiegoGranjaRual decidió a largar la explicación: Ok es interesante su punto de vista y más aún cuando dice que en economía no existe justicia. No aplica el término "justo", por ello el concepto final, la economía es para servicio de la sociedad y más no para esclavizar al ser humano. El dinero fue hecho por el hombre 1/2

@DiegoGranjaRual Para facilitar sus relaciones de intercambio comercial. Por lo tanto esa valoración del dinero también es subjetiva. Por ende radica poner un punto de equidad y no más esclavitud del hombre hacia el dinero; o, hacia la economía que rige una sociedad.

Una de las palabras del tuit anterior hizo que @ALBERTOACOSTAB cambiase de rumbo a uno más al detalle: No existe tal esclavitud del hombre por el dinero. Si fuese cierto, una sociedad sin dinero (trueque) sería libre... Con o sin dinero, el hombre tiene que producir primero para poder consumir. Nadie puede consumir si primero no ha aportado algo a cambio (sus servicios/Producción)

@DiegoGranjaRual ¡¡Interesante pero discutible!! Si debo producir primero debo invertir. ¡¡Esa es la "esclavitud" a la que me refiero!! Lo interesante será no depender del dinero para poder vivir.

Por su parte @ALBERTOACOSTAB sigue en el hilo para inferir que “La realidad económica que cuestionas fue reconocida incluso en la biblia: te ganarás el pan con el sudor de tu frente. Es inevitable que en un mundo de recursos escasos (Económicos) debamos trabajar primero para poder consumir. Eso no es culpa del dinero.

Sin embargo @DiegoGranjaRual se mantuvo en su aseveración anterior: Hemos creado una civilización que diga que no podemos vivir sin el dinero. El trueque también es ineficiente. El trabajo es el afán de la vida. Y el éxito, la dicha y la prosperidad ¿cuál sería la razón de ser?

Respondió @ALBERTOACOSTAB: El valor del dinero no es subjetivo, sino que depende de su poder objetivo de compra. Lo subjetivo son las valoraciones que los individuos realizan de los bien su servicios. Sin ceder @DiegoGranjaRual insistió: ¡Tal vez si y tal vez no! No es una valoración subjetiva la cotización de las monedas. ¿Cuál es la objetividad de dar un valor a cada una de ellas?

@ALBERTOACOSTAB Lo objetivo es su poder de compra. Con 10 dólares hoy compras una camiseta, eso no depende del sujeto. Es una realidad objetiva. En cambio el valor que como consumidor asignas a la camiseta si es subjetivo. El punto es descubrir cómo funciona una economía para impulsar el proceso de producción y por ende el bienestar de la población. No sirve de nada luchar contra molinos de viento... que no tienen ninguna culpa.

Yo seguía leyendo a conciencia tuit a tuit, hasta que una expresión se quedó grabada en mi retina: Me quedo con "producir más para mejorar el nivel de vida de la población", como base para analizar las políticas públicas y que bien puede partir de la pregunta ¿Con esa decisión política se puede producir más o hace falta algo más?

@DiegoGranjaRual ¡Afirmativo! Pero tampoco podemos decir que el modelo o los modelos de civilizaciones que tenemos no puedan mejorarse.

E hice otra pregunta dirigida para Alberto Acosta: ¿Cuando se refiere a "cómo funciona una economía" se refiere a entender los modos de producción y para que produce una sociedad? y la otra duda que mantengo cuando leo sus aportes ¿Analizar la economía es un sinónimo de conocer de un diagnóstico de las finanzas?

- El interés de todos es mejorar el nivel de vida de la población lo que se logra produciendo más. Por eso debemos entender cómo lograrlo u eso es entendiendo cómo funciona la economía. Las finanzas son apenas una división del conocimiento. Entender la economía es un desafío más amplio. Dijo @ALBERTOACOSTAB y sostuvo “El dinero es solo un medio para hacer más eficiente el intercambio. Pero si profundizamos en el análisis, el dinero no es el indispensable sino la producción. Vivimos en un mundo en el que no podemos consumir si no producimos.

Rodrigo Gómez de la Torre, uno de los mencionados en los tuits (@rgdelat) se pronunció: Producir más implica MÁS mercados.

Pero esta conversación tuvo un antecedente también bastante controversial y que generó otras aristas en este gran problema de entender la economía desde la practicidad; fue el 3 de junio de 2018 en que otra aseveración disparadora de Diego Granja Ruales puso de manifiesto una relación económica - histórica e hizo mención a un tuit de Marco Navas @MarcoAnibal: "SI NO HUBIERAN SAQUEADO COLONIAS COMO LATINOAMÉRICA NO HABRÍA CAPITALISMO" Pablo Feinmann desmitifica "el cuento del capitalismo", basado en el ahorro y la meritocracia, citando argumentos de Marx en su obra "El Capital", sobre la acumulación originaria.

Concretamente @ALBERTOACOSTAB recomendó profundizar en el tema. El capitalismo fue impulsado por el comercio con Asia y por las colonias en América. Pero no fue el único factor. Basta observar el grado de desarrollo de España Vs. Inglaterra. La revolución industrial se produjo en Inglaterra.

Respondí al tuit de @DiegoGranjaRual: Además de analizar que los llamados proyectos para mejorar la calidad vida para la población se pagan con dinero proveniente de la misma gente, ella la obtiene de un intercambio voluntario contractual legal o informal.

@DiegoGranjaRual Tal vez sí y tal vez no. ¿Es "indispensable" para tener un mejor "nivel" de vida, sea necesario que todo lo financie el "capital" económico? Es tiempo de ver que sí existen nuevas e innovadoras formas de mejorar sustancialmente nuestro nivel de vida y de quienes nos rodean.

La acumulación de capital dentro del sistema capitalista es el mecanismo que permitió sacar de la pobreza a más gente que nunca en la historia de la humanidad. No existe otro mecanismo que haya funcionado mejor. La prueba con el socialismo fracasó, sostuvo @ALBERTOACOSTAB

@DiegoGranjaRual Interesante pero discutible. 1. Quien dice que salir de la pobreza sea la solución, la acumulación de capital. 2. Porque debemos seguir un modelo socialista para salir de la pobreza sin la necesidad de acumular capital.

@ALBERTOACOSTAB En la sociedad capitalista la única vía para mejorar el nivel de vida es acumulando capital (máquinas y equipos) que permiten producir más y mejor. No existe otra alternativa. Para llegar a esta conclusión basta estudiar los casos de éxito a nivel mundial.

Correcto, dijo @DiegoGranjaRual, e incluyó: En las sociedades que son capitalistas el único fin, es la acumulación del capital.  No hay vuelta que dar. Será interesante tomar lo bueno de cada tipo de sociedad para desarrollar una, dónde prime un diseño de vida y vida en abundancia.

Finalmente @ALBERTOACOSTAB en esa fecha dejó claro: La acumulación de capital es la vía para incrementar la producción y satisfacer de mejor manera a los ciudadanos. Todos salen ganando: ciudadanos, productores y capitalistas.

9 de junio de 2018

Los análisis turísticos que se perdieron en Manabí

La verdad que hasta ahora es casi imposible conseguir documentos base para realizar una planificación turística de Manabí sobre la base de la economía y finanzas, como un objetivo estratégico.

En vista de las nuevas herramientas tecnológicas, decidí recuperar muchos de los documentos que en un momento sirvieron en la provincia para direccionar las políticas públicas turísticas, también una función que ya no existe o, al menos, es invisible, en los contextos post terremoto.

Aclaración: el tema del terremoto en Manabí podría resultar cansino pero es un antes y un después de la vida política, económica y social provincial.

De entre los documentos que tengo en mi archivo digital revisé nuevamente uno que los usé para conferencias introductorias sobre la realidad del turismo y como inicio era llegar al acuerdo sobre las definiciones, de tal manera que siempre estemos de acuerdo en la terminología a usar, su significado y significante.

Recordé entonces uno de los términos trascendentales en la generación de políticas públicas que regreso a mi mente fue: balearización, cuyo significado está con relación al proceso de colonización turística sin planes de desarrollo sostenible asociados.

Además, en este documento se mostraba el marco jurídico y la institucionalidad; en todo caso invito a revisarlo más al detalle siguiendo este enlace: Realidad del turismo 2004 (PDF)

Otro de los proyectos que se quedaron en el olvido y que lo considero habría sido importante pulirlo y llevarlo a otro nivel nivel es: "El pequeño turista", una propuesta del 2006 diseñada por Verónica Baquerizo y María Isabel Cando, e impulsada por el Departamento de Marketing del Litoral, dependencia del Ministerio de Turismo.

Lo que las especialista propusieron como objetivo fue: Generar una red de comunicadores en el área de Turismo que transmitan la importancia del Turismo y difundan los atractivos de cada Región; y con ello lograr:

  • Educar a la población en el manejo de términos turísticos fundamentales para el desarrollo correcto de esta actividad y el trato al turista.
  • Promover y difundir los atractivos de la Región Litoral y del Ecuador en general.
  • Dar a conocer la Marca Turística y su significado.
  • Fomentar la imaginación y creatividad en los grupos de trabajo para el descubrimiento e invención de nuevos atractivos.
  • Despertar habilidades de comunicación y de trabajo en equipo.
  • Motivar y desarrollar el hábito de la lectura en los niños.

Al final se intentaba la creación de un club en cada población, lo que aún es posible, la receta es fácil de adaptarla a los nuevos tiempos y puede ser estudiada siguiendo este enlace: “El pequeño turista” (PDF)

Otro de los proyectos abandonados y en el que se invirtió mucho dinero (incluye tiempo) fue el de "Haciendas Turísticas en Manabí.

Fue un trabajo de consultoría en el 2005 con el que se realizó un inventario de estos probables recursos turísticos y que los fue sistematizando Bélgica Menénses y su equipo de trabajo. Una de las características planteadas estaba en el orden de "El Turismo Rural podría generar mayor demanda, las opciones hacia áreas naturales de Manabí, comienzan a ser significativas por las nuevas tendencias registradas en segmentos atraídos por el entorno, la cultura conocida en el mundo como modalidades de turismo de la “nueva era”."

Una de las conclusiones de esa investigación se ajustó a "Crear clusters turísticos-rurales entre diferentes aliados estratégicos a lo largo de la provincia." y el resto de información puede leerse en Inventario de haciendas turísticas rurales de la provinciade Manabi (PDF)

Sigo leyendo esos viejos análisis y me encuentro con "algo" que ahora es una propuesta novedosa, única y salvadora (nótese el sarcasmo): Incentivos fiscales municipales para grandes y medianas empresas turísticas con  responsabilidad social.

Hace más de una década ya estaba previsto que eran necesarias ciertas concesiones locales para lograr que las empresas y negocios turísticos pudiesen fortalecerse, pero no con el objetivo de atraer turistas sino de generar oportunidades para superar la pobreza en Manabí. Atraer turistas era solo un objetivo estratégico.

En esta línea es importante establecer que una de las maneras de saber si el turismo generó riqueza es con la cantidad de empleos estables que ha generado y la disminución porcentual de empleo basura.

Uno de los problemas existentes con la balearización es, justamente, el incremento de negocios que ofertan puestos de trabajo en los que menos se pague y sin tener que cumplir con los requisitos legales; el marco legal laboral para zonas económicamente fuertes y financieramente débiles se convierte en un lastre empresarial. Otro tema que también fue motivo de grandes debates durante los procesos de planificación turística de Manabí, allá por 2004.

En ese diseño para sustento de políticas públicas, el escenario previsto fue:

a) Induce a la unidad de acción entre actores públicos, privados con visión social, comunitarios, académicos y sociedad civil.    

b) Concibe un escenario completo, ideal y flexible con el propósito de:
  • Incorporar y articular planes y programas ya emprendidos. 
  • Evitar duplicidad de esfuerzos. 
  • Emprender nuevos planes y programas que potencien los actuales. 
  • Modelarse a la dinámica y realidad de los territorios.   
c) Contribuye a una gestión territorial del turismo.    

Las cifras y demás análisis de aquella época dorada de las políticas turísticas fue preparado por STEEP, Congope y la OMT trae buenos datos que pueden servir para entender el estado provincial; la presentación "Un turismo a favor de los pobres de Manabí" la puede leer en PDF.

Estos documentos y opiniones son apenas unos pocos, que bien podrían servir para ir construyendo la memoria histórica de la actividad turística de Manabí, así como de sustento para quienes en algún momento tengan la oportunidad de recuperar la capacidad institucional orientadas a generar desarrollo turístico.

Quizás sirvan para romper los mitos post terremoto sobre el significado de reactivación económica y aquel que nos hace pensar que las obras civiles son las que atraen a los turistas. 


20 de mayo de 2018

¿Cómo encontrar la punta del ovillo de este entramado agropecuario?

El sistema de producción agropecuaria sigue enfrentando graves problemas en Ecuador y al parecer no existen visos que se solucionen. Sostengo esto porque hasta ahora lo que he visto, leído y escuchado, está relacionado con lo rural.

Aunque están íntimamente relacionados, lo rural no es lo mismo que la producción agropecuaria.

En mis conversas con gente que vive del sistema agropecuario, logré aprender lo trascendente de la expresión "seguridad alimentaria" y más que un objetivo resultó ser un recurso estratégico para cualquier nación, por ende se incluye a Ecuador.

Es una lástima que en la promoción de una propuesta gubernamental, este concepto no esté incluido. Se trata de la llamada "La gran minga agropecuaria" y que realmente no he podido aún acceder a los documentos que conforman este proyecto.

¿Por qué no hay una claridad en las políticas de producción agropecuaria? Mi respuesta vino después del 19 de enero de 2018, es decir cuatro meses después que el Presidente de la República respondiera una pregunta que se le hizo en Portoviejo durante una rueda de prensa.

Esa fecha, la consulta fue: ¿Cuáles son sus instrucciones concretas en cuanto a la reactivación productiva del sector agropecuario con relación a la minga agropecuaria y de qué manera los ciudadanos podremos controlar que esas instrucciones se cumplan?

La respuesta presidencial sería complicada transcribirla o hacer un resumen considerando que podría cometerse un error de interpretación y con ello desvirtuar este comentario; consecuentemente, antes de seguir el análisis, en el siguiente vídeo es posible conocer la respuesta exacta. (Duración 6 minutos)



Entonces entiendo que desde la visión gubernamental la producción agropecuaria se refiere al cumplimiento de las obligaciones establecidas en la Constitución en el área de los servicios básicos para la población rural.

Conclusión: existe confusión entre desarrollo rural y producción agropecuaria.

Para aclarar este punto es posible indicar que producción agropecuaria es la articulación de técnicas, recursos, mano de obra, obra pública, gestión privada, marco legal y políticas públicas para generar productos agrícolas y pecuarios destinados, principalmente, para el consumo humano.

A esto es necesario sumar que el último Censo Agropecuario realizado en Ecuador fue en el 2000, según reseña la página oficial del INEC, que además ofrece un documento titulado "Encuesta de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC) 2017" (PDF) y que bien podría servir para tomar algunas decisiones.

También recurrí a un artículo de la FAO, sesgado pero válido en la existencia que en "la estructura agraria ecuatoriana, permanece la división entre la Agricultura Empresarial (AE) y la Agricultura Familiar Campesina (AFC)..." pero no menciona a otro componente que es el pecuario.

Pero también me sumó conocimiento el artículo publicado en la Revista Plan V: El Sector Agropecuario, Acuícola y Pesquero en el Cambio de la Matriz Productiva. Al parecer esos planes y proyectos quedaron abandonados y sin ningún control posterior.

De una u otra manera se han levantando posiciones contrapuestas entre los diferentes sectores que conforman la cadena de producción, a lo que se suma la falta de estrategias para articular la oferta con la demanda, sin descuidar el comercio exterior.

Desde lo público es posible asegurar que las iniciativas que se desprenden desde los gobiernos locales, tampoco han logrado generar el escenario adecuado para que este proceso indispensable de producción y comercialización de alimentos, pueda fortalecerse y alcanzar sus objetivos sociales y financieros.

Con los actuales planes implementados en la llamada "minga agropecuaria" las acciones pareciese que más están orientadas a fortalecer el populismo en este sector productivo, porque no se busca mejorar las condiciones del mercado en general, sino satisfacer las necesidades de una imagen pública de los funcionarios, en medio de una batería mediática.

En los planes de capacitación y talleres que se impulsan para fortalecer a quienes están inmersos en este proceso, no he visto que se trabaje en lo que se llama la contabilidad agropecuaria, tampoco trabajar en acciones comunicacionales para que desde la otra orilla se puede conocer la real problemática; es decir la interacción urbano - rural.

Entonces, con este vistazo a lo que se mira de la producción agropecuaria me es posible inducir que el presente no es prometedor pues en el mediano plazo se agravarán los problemas y en el largo tendremos una crisis.

En definitiva ¿cómo encontrar la punta del ovillo de este entramado agropecuario? La respuesta la tienen un funcionario que dicte políticas concretas, un sector empresarial (AE y AFC) que entienda el mercado y un consejo agropecuario.

Con este post ya van dos que requieren ampliación en cuanto al ¿Cómo? el primero está en el orden de la incomunicación de los actores de la producción agropecuaria: ¿Cómo romper los mitos del sector rural en Ecuador?

O generamos la producción agropecuaria eficiente o simplemente seguirá como una actividad primaria.

13 de mayo de 2018

Apropiación de los sentimientos para el control social


A los pocos días de haber leído el documento La conciencia colectiva como “conjunto de fenómenos”, tuve la oportunidad de escuchar un programa de radio en que se analizaba esta situación. Una coincidencia que me dio una pauta para fortalecer el trabajo crítico para el análisis del discurso.

¿Qué estamos enfrentando en esta nueva era de la comunicación social? Por un lado están las oportunidades de cada persona para expresar lo que a bien quiere a través de sus cuentas en redes sociales virtuales, el segundo lo que publican los medios de comunicación públicos y privados, y cerrando el triángulo lo que cada persona consume como información según sus gustos, necesidades e influencias.


Entonces cuando tuve la oportunidad de escuchar a Claudia Fernández y Luis Gómez en un programa de radio, justamente, que tenía como eje el tema: “Conciencia colectiva”, sus aportes fueron orientativos en mi análisis del que ahora yo le llamo “Triangulación comunicacional” y que lo uso para destruir mensajes preparados para homogenizar a la población con fines de control social; es una herramienta contra el Estado de propaganda.

En sus intervenciones con diferentes enfoques me fue posible distinguir que tanto el Marketing empresarial como el político-social, tienen un estrecho vínculo y un hilo casi invisible que trabajan para que grupos de humanos entren en el plano de la homogenización en diferentes intenciodades y objetivos.

Entre en mis estudios universitarios de periodismo, hace ya más de 20 años, una de las materias era psicología de la comunicación; con el tiempo avance hasta llegar a conocer lo que eran las masas y por ende los mass media, datos adquiridos antes de la irrupción brutal de las redes sociales virtuales y la ampliación de la cobertura en los servicios de Internet.

Claudia Fernández de una u otra manera me llevó por un camino distinto al que yo había conocido como objetivos de la mercadotecnia; simplemente dijo: no se comercializan productos, se venden aspiraciones. Entonces supe que esas masas se habían transformado en una clasificación del mercado, ya no de tipo demográfico sino de públicos objetivos estratificados por sus aspiraciones y preferencias. El “todo público” había muerto.

Pensé entonces en la famosa obligación que tienen los actuales medios de comunicación social para poner la “clasificación de contenidos” así como las restricciones en la emisión y publicación de información editorial y comercial.

Comprendí que enfrentamos a un modelo económico en el mercado de la comunicación social, considerando que la oferta y demanda tienen influencias externas manifiestas y latentes.

En su momento Luis Gómez realiza un aporte trascendental: que no solo venden productos y aspiraciones sino también emociones, plática que conduce por los rumbos de la política y lo político; es decir, el uso de ese planteamiento mercadotécnico para ganar el “favor popular” y alcanzar el poder político.

El análisis del catedrático puso sobre la mesa el modus operandi de quienes entran en la actividad electoral como consultores y, por ende, de candidatos “intentando responder, intentando ofrecer, soluciones más que a problemas racionales a situaciones emocionales.” ¡¡Bingo!!

"... el político lo que hace es, de alguna manera, comprar votos a cambio de que quienes lo votan se sientan menos afectados por aquellas emociones que cada día le preocupan cuando se levanta por la mañana... "

¿Cómo uso este conocimiento en el trabajo periodístico y en función de la línea editorial del medio de comunicación social –reitero- público o privado? Pregunta desde la oferta pero desde la demanda existe otro cuestionamiento trascendental: ¿Qué tipo de noticias periodísticas consumen los lectores, radio escuchas, televidentes e internautas?

Las preguntas planteadas me saltan luego de escuchar el análisis que realiza Luis Gómez con respecto al populismo y a la manera en que las personas deben aprender a consumir información para salir del grupo “masas” para entrar en el espacio de la racionalidad: las emociones humanas son las que se mantienen como un eje trasversal en sus planteamientos.

A partir de esta publicación, en mis análisis del discurso, deberé tener en cuenta los aspectos sentimentales de los públicos a los que se quiere llegar; pero también me servirá para identificar las fake news que desde las instancias gubernamentales y de las campañas electorales se emiten para lograr popularidad abusando del conocimiento que tienen sobre las aspiraciones sociales.

En otras palabras, el trabajo de identificar falsos positivos comunicacionales depende de descubrir la manera en que quienes ostentan cualquier tipo de poder lo usan para controlar a los grupos sociales a los que se pertenecen o quieren influir.

Invito a escuchar las intervenciones completas tanto de Claudia Fernández y Luis Gómez que me ayudaron a llegar a esta conclusión en construcción.


11 de mayo de 2018

Ejemplos de la corrupción ciudadana y del compromiso profesional

En un solo día pude apreciar dos formas distintas de actuar de dos personas, situaciones totalmente distintas, en escenarios distintos, pero que son una muestra de una sociedad de contradicciones, como es la de Manabí, quizás de muchos otros lados.

El jueves 10 de mayo de 2018, fui testigo de una atención médica emergente en una población rural asentada en medio de una vía de alto flujo vehicular y aprendí el truco en que una persona puede adelantarse en un turno de atención en el banco.

La primera historia ocurrió cuando esa tarde regresaba a Portoviejo, en una hora inusual, un grupo de personas al costado de la vía trataban de hacer parar a cualquier carro, agitaban sus brazos con desesperación; la ambulancia que estaba frente a mi avanzó unos metros y se detuvo, miré la escena y supe que estaba frente a un hecho emergente digno de ser reporteado.

Detuve mi auto, tomé el teléfono y lo alisté para grabar lo que ocurría, de la ambulancia se bajo un paramédico y una doctora, corrieron hacia el grupo de personas y yo hice lo mismo, detalles que no debía perderme de registrarlo en vídeo.

Al llegar ya el personal médico estaba atendiendo a una joven estudiante, estaba de pie y lloraba, la gente a su alrededor miraba lo que ocurría, el paramédico con tranquilidad inició el procedimiento de atención, luego de unas breves preguntas la condujo hacia un taxi que se encontraba estacionado, la hizo acomodarse en el asiento posterior, ante la atenta mirada de quienes estábamos allí; el sol de la tarde pegaba fuerte.

Finalizado el diagnóstico, se determinó que la niña tenía un problema de baja presión pero sin graves consecuencias, el paramédico recomendó que la hicieran atender por un médico, dijo que no podía transportarla en vista que en la ambulancia se transportaba a otro paciente. Acompañe al especialista cuando se regresaba al vehículo para seguir la ruta. Efectivamente allí estaba otro persona a la que trasladaban.

No fue nada complicado lo ocurrido en Las Palmas, no ameritaba una nota periodística. Por casualidades pregunté a las personas que estaban allí si habían llamado al ECU 911, me dijeron que no, que solo había hecho una llamada a un pariente en Montecristi para que les ayude desde allá. También consulté si allí no había un centro médico, me respondieron que sí pero que a esa hora, casi las 15h00, ya estaba cerrado y no había nadie.



También yo retomé mi camino hacia Portoviejo, con la mente pensando que no era necesario hacer alguna nota, solo cuando cruce el peaje entendí de lo que había sido testigo; no fue la emergencia en sí, fue la actitud de quienes estaban en la ambulancia y que tuvieron la responsabilidad de parar, atender y tranquilizar a una persona, en medio de un sitio en que los servicios médicos no son permanentes, peor el de emergencias. 

Cu{anto lamento no haber tomado nombres, no haberme quedado para averiguar más y escribir una crónica más profunda y esa misma tarde me dio la oportunidad de mirar la contraportada.

Debía llegar al banco antes que cierren y poder sacar por ventanilla unos ahorros para casos emergentes, desde hace mucho tiempo que hago uso de la tarjeta del cajero automático me había quitado el placer de hacer columna en espera de mi turno para ser atendido.

Fue en el Banco del Pacífico de la Av. Manabí y América, antes que yo estaban al menos unas 20 personas y atrás otras tantas; una de estas que se encontraba casi al final saludó con otra que estaba al menos unos tres puestos adelante, sin ningún miramiento el hombre salió de su puesto y avanzó hasta dónde estaba esa amistad: una mujer.

En realidad no fue nada que generará alguna anomalía que alertara al guardia ni a las otras personas que estábamos en esa columna, yo simplemente miré hasta llegar al punto de la observación para percatarme que la idea era otra. El cliente en mención uso el saludo como pretexto para adelantarse en su turno y fue evidente que no estaba programada esa gestión habitual en los bancos: "has cola hasta que yo llene la papeleta".

La señora le dio el trámite que ella estaba por realizar, el señor lo tomó y de una manera simple él se había adelantado a su turno, haciendo uso de un artificio que pasa inadvertido pero que refleja el irrespeto ciudadano.

¿Qué daño me hizo? En realidad ninguno, a lo sumo hacer que pasen unos minutos más antes de ser atendido, igual que a las demás personas que esperaron su turno y que estaban después del mío; aspecto que a ese cliente no le importó para nada. y que tuvo como cómplice a la señora.

Ninguna de las dos historias son susceptibles de ser contadas a través de los medios de comunicación social, pero no significa que no deban ser relatadas como una evidencia que en el diario vivir existen acontecimientos que nos muestran más como personas y también como una de mis lecciones de vida para saber que siempre hay alguien que está mirando lo que hacemos y que de alguna manera nos juzga como parte de la naturaleza humana.

Lo del banco es un síntoma de corrupción, lo del paramédico un compromiso profesional, de ellos están compuestas las sociedades.